Si Lewin levantara la cabeza…

23.00 horas. Llega Jaime. El único que faltaba por llegar a RESI 3 y cuando acudimos a recibirlo nos encontramos esta maravillosa hoja de turnos en la planta 4. Este grupo ha innovado y en lugar de asignar turnos fijos por días para bajar la basura y poner el lavavajillas ha hecho una ronda. Además ha tenido la iniciativa de colocar la fecha de la Asamblea de Convivencia de ese mes para que a nadie se le olvide. Y esta imagen que puede parecer insignificante provoca la felicidad total de quienes creemos que los grupos de jóvenes  son capaces de autorganizarse si tienen un poco de ayuda.  Para quienes no están familiarizados con nuestra terminología, la Asamblea de Convivencia mensual es una reunión de aquellas personas que comparten un espacio que gira en torno a una cocina. Una cocina común marca una unidad de convivencia. En esas asambleas mensuales se pactan cosas importantes para ellos y ellas, como los horarios de visitas o el horario nocturno a partir del cual hay que bajar la voz. También se comparten los problemas, las dificultades y se proponen soluciones. Las celebran l@s estudiantes y los coordinador@s de estudiantes y si se considera necesario alguna vez asiste la dirección de la Residencia.  La madre de todas las Asambleas la tenemos en la Acampada Plural, de aquí dos fines de semana, y ahí si que estamos todo el equipo. En esa Asamblea General, las personas que viven en las tres sedes PLURAL, deciden el funcionamiento del sistema de normas de convivencia de cada curso, un sistema de puntos, conocido entre nosotros como “los pluralines”, que nos ayuda a visibilizar qué conductas son molestas para las otras personas y responsabilizarnos de ellas. Cuando nadie se hace responsable todo el grupo pierde, porque así es la vida: lo que hacemos como individuos afecta a nuestro grupo, al entorno en el que convivimos. Hay mucho espacio para la mejora, porque de eso se trata: aprender a convivir en la pluralidad desde la toma de decisiones grupales. A veces pienso que si Kurt Lewin levantara la cabeza y nos viera se reconocería en este proyecto. La verdad es que nunca les hemos hablado a ell@s de Lewin,….pero PLURAL sería radicalmente otra cosas si Kurt Lewin no hubiera investigado la dinámica de grupos tal y cómo lo hizo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s